Un día como hoy excluyeron a Spinoza de la comunidad

Fecha de publicación: 27/07/2014 Fuente: Mensuario Identidad Autor: Lic. Rafael Winter (Rufo) Fue el 27 de julio del año 1656. En ese día tuvo lugar el decreto rabínico que excluye a Spinoza de la comunidad Leer más »

Jerusalén: Judíos llaman a detener guerra en Gaza

Fecha de publicación: 26/07/2014 Fuente: Israel en línea Autor: Mariana Sued La ofensiva de Israel sobre Gaza, que en poco más de dos semanas se cobró la vida de más de 700 Leer más »

Peres a Rivlin: «Según la Torá, Reuvén y Shimón eran hermanos»

Fecha de publicación: 25/07/2014 Fuente: Israel en línea Autor: Silvia Golán El diputado israelí, Reuvén (Rubi) Rivlin, se convirtió este jueves en el décimo presidente de Israel, en una ceremonia celebrada en Leer más »

El síndrome de la piedra chica

Fecha de publicación: 27/07/2014 Fuente: Daniel Kupervaser Autor: Daniel Kupervaser La extensa red de organismos gubernamentales encargados de la hasbara israelí (esclarecimiento y difusión de la versión oficial) junto a miles de Leer más »

Torá 2.0: Israel, la tierra que mana leche y miel.

Felicitamos a Martín Visok, participante del concurso Torá 2.0. Compartimos con ustedes el trabajo que realizó. Están invitados a compartir sus comentarios y seguir enriqueciendo este debate cultural en torno a nuestras mekorot (fuentes). Israel, la Leer más »

 

Un día como hoy excluyeron a Spinoza de la comunidad

espi

Fecha de publicación: 27/07/2014
Fuente: Mensuario Identidad
Autor: Lic. Rafael Winter (Rufo)

Fue el 27 de julio del año 1656. En ese día tuvo lugar el decreto rabínico que excluye a Spinoza de la comunidad judía.  Es una una mancha en nuestra historia.

Baruj Spinoza fue un filósofo, pensador, si se quiere librepensador.Tuvo corta vida. Nació en Holanda en 1632 y falleció también en ese país en el año 1677.Su vida fue muy austera.Su profesión, según se dice, pulidor de lentes. Es considerado una figura fundamental del pensamiento filosófico en general.Escribió dos obras monumentales: la “Ética” y el “Tratado Teológico-Político”. No habremos de profundizar en su filosofía, más allá de algunas pocas consideraciones en ese sentido. En cuanto al pensamiento judío, si bien es cierto bebió en las fuentes judías-Maimónides por ejemplo-y era un gran conocedor de las mismas (también la Cábala) su racionalismo lo llevó gradualmente para otro lado y se fue alejando del judaísmo clásico tradicional. Lo que lo llevó a enfrentarse con el establishment rabínico de su tiempo (o el establishment con él).  No sería ni el primer ni el último caso en nuestra historia, sí seguramente uno de los más resonantes.Y flagrantes. Baruj Spinoza-de quien según se dice, cuando su padre falleció, fue a decir Kadish por él-no era ateo (si lo hubiese sido¿cual sería el problema?) sino que era panteísta: D”os y naturaleza según él son todo uno. El pensamiento religioso basado en la Torá (Pentateuco) no concuerda con esta idea: considera  que D”os es el Creador de la naturaleza (humildemente quien esto escribe también) y no que D”os y naturaleza sean todo uno. Su racionalismo lo llevó a cuestionar el concepto de “pueblo elegido” y también conceptos como el del “libre albedrío”, entre otros. En cuanto a nuestro Tanaj-Biblia- como lo dice el historiador Paul Johnson  ”Spinoza rechaza casi totalmente la visión tradicional del origen y la autenticidad de la Biblia…(por lo que) inició el proceso de crítica de la Biblia” (Historia de los Judíos, pag.428). En relación a la crítica de la Biblia, Spinoza no fue realmente el primero: hubo otros anteriores a él ( pensadores judíos en la edad Media, por ejemplo) pero su crítica fue más limitada, sutil y “disimulada.” De todas maneras, no debería haber nada malo en analizar-aún el más sagrado de los textos-de manera crítica. Spinoza, que conocía bien las fuentes, pensó, reflexionó, analizó y llegó a otras conclusiones. ¿Cual es el problema? Su honestidad intelectual debería estar-está- por encima de toda discusión.  Pero incluso en el ambiente bastante liberal y tolerante de la Holanda de su tiempo, el establishment comunitario no acompañó obviamente semejante dosis de  ”liberalismo religioso”. Intentó hacer “recapacitar a Spinoza por las buenas”, es decir intentó que se retracte, lo que  obviamente él no hizo.¿Porqué tendría que hacerlo? (dicho sea de paso: no sería ni la primera ni la última vez en nuestra historia en que judíos intentarían hacer retractar a otro judío de sus opiniones). Lamentablemente esto me recuerda en algo a la Inquisición: querían hacer “retractar”de sus “heréticas opiniones”, a los marranos. Tratar de justificar o comprender la actitud del establishment comunitario a la luz del contexto de su época no constituye, a mi juicio, argumento válido alguno. La consecuencia de la no retractación de joven Spinoza-apenas tenia 24 años-fue el jerem: lo excomulgan de la comunidad judía. Hay un pronunciamiento rabínico y luego el jerem propiamente dicho. Dice el pronunciamiento (fragmentos): “Los jefes del consejo os comunican que, habiendo conocido desde hace mucho tiempo los perversos actos y opiniones de Baruj Spinoza, se han esforzado, apelando a diferentes medios y promesas, por apartarlo del mal camino.Como no han podido hallar ningún remedio  y por el contrario han recibido a diario mas información acerca de las abominables herejías practicadas y enseñadas por él y acerca de  los monstruosos actos que ha cometido…y habiendo sido examinado todo esto en la presencia de los rabinos, el consejo ha decidido, por recomendación de los rabinos, que el citado Spinoza sea excomulgado y apartado de la Nación de Israel” (Historia de los Judios, Paul Johnson, pag.426). Inmediatamente viene el texto del jerem (anatema) y la maldición, tan horrible (citado textual por Johnson, misma pag.)que me da verguenza también mencionarla, aunque más no fuere un párrafo de la misma.  Esto no ocurrió solamente con Spinoza (no es consuelo de todos modos).   Siglo y medio después, en Europa Oriental- Lituania por ejemplo- los primeros jasidim (adeptos, partidarios del extraordinario movimiento jasídico que había surgido) fueron también víctimas del jerem por los misnagdim (judíos más ortodoxos aún,opositores a los jasidim que tambien eran religiosos). Es decir que, en este caso de Europa oriental, religiosos excomulgan a…religiosos.   Me considero un judío creyente. A mi manera. Pero creyente. Al mismo tiempo considero la tolerancia (en el correcto sentido del término) como un valor supremo.  La “Institucion” del jerem es absolutamente contraria a los valores judíos que decimos predicar y practicar. Por otra parte, ya que siempre decimos que al judaísmo lo que más le importa es la acción-a D”os le importa por sobre todo lo que hacemos, mucho mas que lo que pensamos-quisiera pues que alguien me explique ¿porqué Spinoza fue excomulgado por lo que pensó y por ejemplo-que yo sepa- el asesino de Rabin nunca fue excomulgado por EL HORRIBLE ACTO QUE COMETIÓ? Tengo entendido que, no hace mucho tiempo, la Iglesia rehabilitó a Galileo Galilei. ¿Qué esperamos para rehabilitar a Spinoza ? (BenGurión lo intentó a través de rabinos de su tiempo,sin éxito). Rehabilitar a Spinoza no significa, no tiene porqué significar coincidir con sus ideas.Sería-debe ser-simplemente un acto de tolerancia.Y de respeto a la pluralidad y diversidad de ideas. En estos momentos, en que lógicamente estamos todos preocupados  por lo que pasa con Israel y esa es seguramente nuestra prioridad , no debemos permitir que lo urgente (que lo es) desplace a lo importante. El jerem es una mancha en nuestra historia. Sobre esto debemos reflexionar.Y también,en el momento propicio,comenzar a hacer. Algún día  debe ser anulado. Desde siempre hubo-hay y habrá-pluralidad de opiniones en el marco del Judaísmo.  Mi mensaje es que, a los que en materia de judaísmo piensan “distinto” (en la medida que su pensamiento no atente contra, por ejemplo, los Derechos Humanos) hay que escucharlos, respetar sus ideas y-si cabe-argumentarles.Con altura y consideración. Jamás excluírlos. Pues fueron, son y serán -salvo que ellos mismos se autoexcluyan voluntariamente- parte de nuestro pueblo.

Jerusalén: Judíos llaman a detener guerra en Gaza

jeru

Fecha de publicación: 26/07/2014
Fuente: Israel en línea
Autor: Mariana Sued

La ofensiva de Israel sobre Gaza, que en poco más de dos semanas se cobró la vida de más de 700 palestinos y 32 soldados israelíes, generó numerosas reacciones de condena internacional. También en Israel hay quienes se oponen a operación «Margen Protector».

En realidad, mayoritariamente ubicados en la izquierda política, se trata de un sector bastante minoritario y diverso de la sociedad israelí.

Peres a Rivlin: «Según la Torá, Reuvén y Shimón eran hermanos»

reuven

Fecha de publicación: 25/07/2014
Fuente: Israel en línea
Autor: Silvia Golán

El diputado israelí, Reuvén (Rubi) Rivlin, se convirtió este jueves en el décimo presidente de Israel, en una ceremonia celebrada en el Parlamento y programada desde hace un mes, que no fue ha aplazada por la guerra en Gaza.

Este político de 74 años y de la derecha nacionalista israelí sustituyó al veterano Shimón Peres (91) tras siete años al frente de la jefatura del Estado judío, despedido oficialmente por el presidente del Parlamenti, Yuli Edelstein, entre repetidas muestras de agradecimiento y valoración.

«Querido Rubi, según la Torá, Reuvén y Shimón eran hermanos. Ahora Shimón es el mayor, pero no es una diferencia básica. Lo principal es que nunca te olvides de la fortaleza que implica esa hermandad, no sólo para Israel, sino para el pueblo judío», afirmó Peres.

El síndrome de la piedra chica

piedra+

Fecha de publicación: 27/07/2014
Fuente:
Daniel Kupervaser
Autor: Daniel Kupervaser

La extensa red de organismos gubernamentales encargados de la hasbara israelí (esclarecimiento y difusión de la versión oficial) junto a miles de particulares e instituciones de las diásporas judías del mundo se movilizan para apoyar y defender al país en las confrontaciones mediáticas. Como era de esperar, la última escalada de violencia multiplicó estos esfuerzos.

Una de sus conocidas tácticas me trajo a la memoria una curiosa anécdota de mi niñez. A la edad de 9 años, en la escuela primaria, fui partícipe junto a mis compañeros de un acto de travesura infantil irresponsable: arrojamos al patio una andanada de piedras en protesta de algo que ni siquiera recuerdo. Tratando de zafarme de cualquier castigo, aduje en mi defensa ante el director de la escuela que yo solo había arrojado una piedra muy pequeña. La lección de valores humanos que me dio el director en esa oportunidad me quedó grabada para toda la vida. Y así me dijo: es probable que quien arrojó una piedra grande causó mucho más daño que quien lo hizo con una pequeña, pero los dos son culpables de la misma infracción.

Torá 2.0: Israel, la tierra que mana leche y miel.

tora2-0_concurso_shavuot-we

Felicitamos a Martín Visok, participante del concurso Torá 2.0. Compartimos con ustedes el trabajo que realizó. Están invitados a compartir sus comentarios y seguir enriqueciendo este debate cultural en torno a nuestras mekorot (fuentes).

Israel, la tierra que mana leche y miel.

Introducción.

¿Cuántas veces frente a una educación judía clásica nos encontramos frente a profesoras que se esmeran en hacernos creer en aquella idealización de Israel como un país perfecto? Al menos durante mi educación judaica fue así (exceptuando, claro está, la tnua). Profesores y profesoras hablando del muro de los lamentos y los deseos, del mar muerto, de metzada y la heroica historia, de los festejos de iom haatzmaut, los kibutzim y las start ups.

Discurso de Memoria Activa 18 de julio de 2014 en Plaza Lavalle

memoria

Fuente: Memoria Activa

20 años.
Hoy se cumplen 20 años del atentado a la AMIA. Hoy se cumplen 20 años del asesinato de nuestros familiares y amigos. 20 años desde que cambió la geografía de nuestro país. 20 años de pilotes de cemento frente a las instituciones judías.

Pasaron 20 años desde el día en que nuestras vidas quedaron partidas por la mitad. 20 años que separan el antes y el después. 20 años de lucha. 20 años de memoria. 20 años de falta de justicia.

Hoy se cumplen 20 años del peor ataque terrorista que sufrió nuestro país, y todavía sigue impune.

Como todos saben, la Causa AMIA, o mejor decimos la FARSA AMIA, se divide en dos causas: la causa principal AMIA o FARSA PRINCIPAL AMIA y la FARSA ENCUBRIMIENTO.

La FARSA PRINCIPAL es la que investiga el atentado propiamente dicho, es decir, quiénes, cómo y por qué el 18 de julio de 1994 volaron la sede de AMIA/DAIA.

La FARSA ENCUBRIMIENTO nace en el año 2004 a partir del juicio oral en el que el TOF3 consideró que la FARSA PRINCIPAL era nula desde el día uno y que todo había sido “un armado al servicio de políticos inescrupulosos”. Entonces ordena investigar a todos los que participaron de ese armado y son responsables de que hoy no tengamos siquiera algo cercano a la verdad.

La FARSA PRINCIPAL AMIA se encuentra hoy más o menos como hace 19 años y medio, es decir, se supone que miembros del entonces gobierno de Irán, x diferentes hipótesis que ya hemos explicado repetidamente en esta plaza, planearon el atentado. Todos ellos tienen pedido de captura de INTERPOL y serán juzgados el día que se entreguen, o sea, nunca.

La FARSA PRINCIPAL AMIA, esa pseudo investigación que empezó con Galeano y continuó con Nisman, no avanzó ni descubrió ni probó a la fecha absolutamente nada.

La FARSA ENCUBRIMIENTO, que cayó en manos del Juez Ariel Lijo, por un lado procesó, entre otros, al ex presidente Menem, al ex secretario de inteligencia Anzorreguy, al ex juez Galeano, a los ex fiscales Müllen y Barbaccia, al ex presidente de la DAIA Rubén Beraja, al Fino Palacios, a Telleldín, todos ellos acusados de haber pagado o cobrado 400000 dólares de los fondos reservados de la SIDE para desviar la investigación y así poder cerrar la causa con algunos presos. En el año 2013, el juez elevó esa parte de la causa a juicio oral.

Ha pasado un año y todavía el tribunal no ha fijado fecha de inicio para el juicio

La FARSA ENCUBRIMIENTO, por otra parte, incluyó la acusación a los secretarios del juzgado de Galeano, algunos policías y el ex ministro de Menem, Carlos Corach. El juez Lijo dictó el mes pasado el sobreseimiento de todos ellos bajo el argumento de que actuaron bajo “OBEDIENCIA DEBIDA”. Lamentablemente los argentinos conocemos demasiado bien lo que esto significa.

La FISCALÍA ESPECIAL AMIA, a cargo del Fiscal Alberto Nisman, fue creada para darle impulso a la causa después de lo dictaminado por el TOF 3 en el juicio oral.

Esta FISCALÍA ESPECIAL debía investigar ambas FARSAS, pero finalmente decidió que debía entender sólo en la PRINCIPAL, probablemente porque los acusados están a 13.778 km de distancia y eso debe ser bastante conveniente.

Tal vez se llame FISCALÍA ESPECIAL porque de verdad es ESPECIAL, ESPECIALMENTE inepta, dependiente de intereses que obviamente no son los de la verdad y mucho menos los de hacer justicia.

El FISCAL ESPECIAL es realmente especial, porque él decidió desentenderse de la FARSA ENCUBRIMIENTO, porque ahí están procesados sus ex compañeros de trabajo.

Es claro, 20 años después, que no tiene sentido que mantengamos semejante especial estructura que no ha servido para nada más que para garantizar la impunidad.

Pasaron 20 años, y es por eso que MEMORIA ACTIVA exige la remoción del FISCAL ESPECIAL ALBERTO NISMAN, que ha demostrado entre otras cosas su total incapacidad para investigar esta causa.

Estamos hablando de 20 años, 20 años, y esta causa se convirtió en una de las más grandes FARSAS que ha tenido nuestro país.

Hemos tenido 8 diferentes gobiernos en estos 20 años y los que no han participado del encubrimiento han fracaso en la búsqueda de esclarecimiento.

La justicia argentina ha fracasado rotunda y especialmente.

Tenemos la necesidad, más que la obligación, de contar nuestra historia, y no sólo para que no se olvide sino para que los poderosos de siempre no logren tergiversarla por completo.

Y por todo esto estamos en esta Plaza hoy, a unas 10 cuadras de distancia de la calle Pasteur y a unas miles de distancia de la convocatoria del acto que se está realizando allí.

Fueron las sucesivas dirigencias de la comunidad judía las que nos posicionaron en este lugar, porque han tenido a lo largo de estos 20 años una actuación vergonzosa.

Primero trabajaron junto al ex juez Galeano en el armado de las pistas falsas para desviar la investigación, por lo que más tarde el ex presidente de la DAIA Rubén Beraja fue acusado por encubrimiento. Para protegerlo, se han dedicado a entorpecer y retrasar la causa, intentando salvar en el camino a Galeano, Palacios, Castañeda, Corach, Anzorreguy y Menem. Porque los representantes jurídicos de esa querella fueron testigos a favor de Galeano en el juicio político que culminó con la destitución del ex juez. ¿No resulta sorprendente que ninguna dirigencia haya nombrado siquiera una vez la palabra Beraja o Galeano o Palacios, o juicio por encubrimiento en todos estos años?. ¿Hasta donde llega el pacto de silencio?.

¿Qué nos queda? ¿Cómo podremos seguir adelante? Como siempre, como tábanos, trabajando, exigiendo y exponiéndolos.

¿Algún día sabremos quién mató a nuestros familiares y amigos en AMIA?: difícil.

¿Algún día veremos castigados a todos los encubridores?: difícil.

Las FARSAS AMIA han enriquecido a muchos, han posicionado a otros en desmedro de la justicia. La balanza se inclinó sólo para un lado e intentó aplastarnos y cansarnos.

Y estamos cansados, cansados de hacer el trabajo que no nos corresponde. Les corresponde a los jueces impartir justicia, les corresponde a los fiscales impulsar las investigaciones. A los gobiernos les correspondió tener el tema en agenda y hacerse cargo.

Hoy no vamos a repetir lo que ya dijimos tantas veces, está todo escrito, todas nuestras denuncias están a la mano de cualquiera. Hoy venimos a esta plaza a honrar a nuestros muertos, con lo mejor que tenemos y eso es nuestra lucha.

Hoy venimos a compartir nuestra realidad y nuestras tristezas y también nuestra vergüenza por el poder judicial que supimos conseguir, nuestra vergüenza por tantos legisladores que se llenan la boca hablando de una causa de la cual no han leído ni una sola foja, por la cantidad de “no puedo” que hemos escuchado y la cantidad de “no quiero” que ocultaron.

La causa AMIA no es una deuda pendiente solo con las víctimas y los sobrevivientes, es una deuda con todos los argentinos.

Creo que tristeza es la palabra más adecuada para explicar lo inexplicable. Tristeza de que tanta gente siga creyendo aún en todos lo que nos engañaron y estafaron.

Tenemos tristeza de seguir escuchando año tras año la maldita sirena de la muerte y la impunidad.

Tenemos vergüenza de que pasaran 20 años, 20 años, y estamos solos en la FARSA ENCUBRIMIENTO.

Pero también estuvimos solos cuando iniciamos el juicio político contra Galeano y logramos su destitución, o cuando conseguimos el reconocimiento de culpabilidad del estado nacional ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Memoria Activa somos los que hoy nos abrazamos y luchamos y nos contenemos y ponemos lo mejor de de cada uno en esta lucha. Los que hacemos Memoria activa no nos resignamos.

Tenemos memoria, tenemos heridas que se niegan a cicatrizar, tenemos bronca, tenemos memoria y tenemos impotencia.

Tenemos memoria del horror al que nos vimos enfrentados el 18 de julio de hace 20 años y que aún nos golpea cada día.

Tenemos memoria y hemos hecho de la memoria una forma de vida.

Esta plaza, estas baldosas que conocen y reconocen nuestros pasos y nuestras lágrimas, son testigos de esta increíble y terrible historia.

Terrible y tremenda historia, una historia de 20 años de horror y encubrimiento. La SIDE infiltrada en las células terroristas para luego dar paso al atentado y después a través de la justicia y del ministerio público fiscal para encubrir, la policía federal infiltrada en las instituciones de la comunidad judía para pasar información y para luego participar del encubrimiento, la justicia y los sucesivos gobiernos y sus funcionarios y los dirigentes de la comunidad judía que supimos conseguir y supieron encubrir.

Hace 20 años que venimos a esta plaza a reclamar justicia por nuestros muertos. Nosotros pusimos a los muertos y difícilmente haya algo que estemos en condiciones de hacer para contrarrestar el poder de semejante encubrimiento estatal.

Porque no nos falta memoria, tenemos la frente alta y la memoria activa.

Porque no nos falta memoria. Nos falta justicia.

 

DISCURSO DE NATAN SONIS EN EL ACTO DE MEMORIA ACTIVA

memoria

Fuente: Memoria Activa

Quisiera compartir algunas reflexiones que me ocupan, son pensamientos surgidos desde mi identidad de psicólogo cuando veo que ya transcurrieron 20 años desde el atentado. Y busqué la palabra que no diga pasaron 20 años, ya que no pasaron, están pasando y están pesando y necesitan pensarse.

En mi formación de psicólogo me enseñaron muchas cosas útiles para poder colaborar en aliviar el sufrimiento, pensar en lo que sucede es una de ellas y así encuentro que algunos aprendizajes no colaboran. Confieso: estoy confundido.
Por ejemplo: me enseñaron que un asunto central para la psicología es atender los duelos, es decir el dolor, el sufrimiento por las pérdidas.
Y aprendí que duelo alude a temporalidad. Se lo describe como un proceso en un tiempo. Dicen los textos que un duelo se elabora con la ayuda ineludible del paso del tiempo.
Aprendí entonces que es necesario transitar un período para que este duelo vaya siendo metabolizado.
Incluso en las enseñanzas judías hay una frase que acompaña perfectamente esa idea y que escuché en boca de un rabino con mucha sabiduría, Daniel Goldman que mencionó cierta vez: “lo que hace el tiempo no lo hace el hombre”.
¿Y que sucede cuando el tiempo que transcurre, no solo no contribuye a aliviar sino que en cada vuelta suma mas pesares? Ya sea por que cada año la causa de la Amia se riega con falsas pistas o la direccionan intereses políticos, proponiendo guías a una investigación para que arribe a destinos oportunistas y así se descarten otras posibilidades.
¿Que hacemos con el duelo?
Ya no podemos esperar confiados en la ayuda del tiempo.
¡Estamos a 20 años! Y vale decir que tampoco es cierto que 20 años no es nada como dice el tango, 20 año debería ser un lapso mas que considerable para elaborar un duelo. ¿Como? : Esclareciendo el atentado.
¿Que sucede en cambio? Sucede que no deja de haber aniversario en que nuevos pesares se sumen. ¿Cómo se puede elaborar en estas condiciones?
En cada nuevo aniversario ya no solo rememoramos la explosión, sino que también nuevas heridas que se fueron sumando. Por ejemplo: la vergonzosa actuación judicial, que aparezcan procesados por encubrir la investigación en el mismo núcleo de la conducción comunitaria, o que representantes de esa conducción aparezcan protegiendo -cuando no homenajeando incluso- a personajes que en el año siguiente fueron presos.
Otro año en que los dirigentes comunitarios hacen declaraciones positivas sobre un juez condenado o premian a policías cómplices. ¿Cómo se procesa mentalmente esto?
Otro año sumando firmes pero dudosas oposiciones que se espantan de un intento legal diseñado para activar la causa sabiendo que para eso hay que indagar sus sospechosos, y así… ¿qué duelo puede concluir?
Me enseñaron que las personas construyen sociedades y que las sociedades construyen personas. Y en estos 20 años, ¿qué tipo de personas se han construido que no han conocido la labor de la justicia? ¿Alguien se lo pregunta?
¿El sujeto construido podrá sentirse amparado? ¿Seguro?
Que palabra esa: ¡¡La seguridad!!
Sabemos que hay sectores muy preocupados por la seguridad, incluso hay quienes ofrecen la ingeniosa idea de cambiar la palabra libertad del himno por la palabra “seguridad”, haciendose eco de algunos medios de comunicación que sugieren un Buenos Aires como un escenario en llamas.
Esto también es un desafío a lo aprendido en la carrera. Porque aprendí que cuando se ataca la percepción, el sujeto queda sometido.
Porque la inseguridad no se la resuelve con ese pedido de seguridad. El verdadero complemento de la inseguridad es la impunidad. Atacar la impunidad es el remedio a la inseguridad. Y cuando se propone seguridad como el santo remedio no dicen la propuesta con todas sus palabras: seguridad para que queden impunes los responsables.
Este pedido es un paso adelante para acercarse al riesgo de una fascistización como producto de un deseo de seguridad que no analiza ni quiere hacerlo con toda intencionalidad, cuales son las reales condiciones que producen el incremento de la criminalidad. Y descubrirían que no es la producida por la miseria. Y también descubriremos que la verdadera criminalidad no pasa por la pagina de policiales sino por la pagina de noticias judiciales.
Lo esencial es que uno se siente inseguro cuando no tiene claro de qué manera puede ser protegido frente a aquello que lo atemoriza. Uno se siente inseguro cuando no sabe cómo defenderse o cuando delega esa función en una institución corrupta ya sea judicial o mediática.
Aprendimos que la perversión en la que cayó el sistema jurídico y policial en la Argentina hizo que una enorme cantidad de gente se sintiera desprotegida. Y cuando en la facultad me enseñaban que había que colaborar para generar condiciones de vida digna, creo que esa labor terapéutica exige hoy el pedido de justicia como complemento ineludible de la dignidad.
Cuando la gente siente que no tiene una ley que los regule, que los ampare, entonces las personas sufren, a veces se resienten los lazos solidarios como efecto del miedo.
Deberíamos tener en cuenta que una ley que se diluye año tras año abre la puerta a poner en peligro una sociedad. ¿Que tipo de sujeto se va a construyendo a la luz de esto?
Ya no se confía en un orden regulatorio, ya no se representa la ley como un organizador, sino que se la percibe como una teatralidad, como una ficción.
Reitero mi perplejidad:
¿Que nuevos sujetos se fabrican a la luz de esta situación? ¿En que clase de personas se convierte una sociedad que tiene un sistema judicial que en 20 años aportó dudas, corrupción y poco compromiso con la verdad. Esto tiene consecuencias psicológicas que también debemos atender, sin desatender el trauma del atentado.
¿Cómo mantener la dignidad en este escenario?
¿Cómo nos recomponemos?
¿Cómo se exige a las instituciones que aporten la cuota de justicia que permita duelar sin concesiones?
¿Alguien se ha puesto a analizar cual es el destino profundo, cual es el efecto por las promesas incumplidas? ¿que sujeto crece a la luz de los engaños y manipulaciones mediáticas?
Y aca se complican mas algunos contenidos aprendidos ya que me explicaron también que elaborar un duelo depende de la fortaleza del aparato psíquico.
Pero aprendí que también las sociedades tienen que poseer la fortaleza para duelar y que el camino para que esto se produzca pasa únicamente por la posibilidad de conseguir justicia.
Aprendo también que el camino para reparar estos traumas sociales no se solucionan entre cuatro paredes de un consultorio sino que precisan desplegarse en otros escenarios sociales, quizás en estos encuentros. Por que hay síntomas que son sociales y es ahí entonces donde hay que tratarlos: en lo social.
Entonces frente a todo esto quizás lo que nos sostenga en este periodo no tan estudiado, en estos 20 años que desbordan crueldad jurídica, sea la capacidad de exigir justicia.
Dicho de otro modo: sospecho que en cada aniversario, pero también en cada ocasión posible, este reclamo con que hoy nos convoca “Memoria Activa” es el que mantiene nuestra delicada capacidad de cordura frente a tanto atentado.
La capacidad de manifestar que no estamos disponibles pasivamente a la injusticia, que podemos y debemos disponer de razonamiento frente a la manipulación, expresar nuestra resistencia es también un acto de salud mental.

Dad una oportunidad al acuerdo

EtgarKeret2

Fecha de publicación: 15/07/2014
Fuente: Mensuario Identidad
Autor: Etgar Keret
Selección: Nurit Mileris Zylbersztejn

El pacto entre israelíes y palestinos no va llegar del cielo a cambio de nada. Son necesarias importantes renuncias por ambas partes, cesiones mutuas y no refugiarse permanentemente en la palabra “paz” Desde España La verdad es que comencé a escribir este texto hace ya unas semanas. En ese momento, tres israelíes que ahora están bajo tierra seguían aún sonriendo y carcajeándose, y, sin duda, también entonces un muchacho palestino de 16 años cuyo cuerpo abrasado también está bajo tierra, salía con sus amigos. El periódico Haaretz me encargó el artículo para presentarlo en la Conferencia de Paz que él mismo había organizado. Con motivo de ese importante acontecimiento, Abu Mazen escribió un texto sobrecogedor e incluso el presidente estadounidense Barak Obama envió un emotivo escrito, así que, por supuesto, yo también acepté inmediatamente la propuesta de escribir algo. Después de todo, soy uno de los muchos que lleva tiempo ansiando la paz, y durante esas funestas semanas en las que esta parecía más lejos que nunca, lo único que se podía hacer era escribir sobre ella. Pero cuando intenté ponerme a la tarea me di cuenta de que, al contrario que en los buenos tiempos en los que podía producir textos anhelantes de paz, a razón de uno cada dos meses para cualquier diario que quisiera insuflar a sus lectores un poco de esperanza en el futuro de la región, en esta ocasión, al sentarme delante del ordenador, no me salía nada. Superficialmente, la seguridad era estable, pero ante la cancelación de las conversaciones de paz y una desesperación generalizada, que había calado incluso en los ingenuos EE UU, también dispuestos a renunciar a la idea de una solución diplomática para la región, estaba claro que solo era cuestión de tiempo que hubiera un acto homicida, respondido con otro del mismo calibre. Y durante esos deprimentes y pegajosos días, me costaba trabajo escribir un artículo sobre la paz sin sentirme idiota o, por lo menos, completamente alejado de la realidad. Entretanto, habían comenzado las vacaciones estivales y el Campeonato del Mundo de fútbol, y pocos días después, tan impactante como totalmente predecible, se desató la conocida locura regional. Mientras rugían los cañones y entre virulentas proclamas del Gobierno israelí, se inauguró la Conferencia de Paz y yo tuve el placer de escuchar los discursos y de leer los escritos de personas elocuentes y decididas que, sin inmutarse, seguían hablando de la misma y ansiada paz, aunque la tierra temblara bajo nuestros pies, o quizá por eso mismo. ¿Qué tiene esa escurridiza paz, que a tanta gente le gusta hablar de ella, aunque nadie haya logrado acercárnosla siquiera un milímetro? Hace unos meses, mi hijo de ocho años participó en una ceremonia en la que a todos los alumnos de su clase les entregaron una Biblia al iniciarse sus estudios bíblicos. Terminado el acto, todos los chavales subieron al estrado y entonaron una conocida canción sobre, qué sino, el anhelo de paz. Y al final de Dios te entregó un regalo (con letra de David Halfon), los niños solo le pidieron al creador un pequeño presente: la paz en la tierra. El conflicto es algo así como el mal tiempo, que no podemos hacer nada para cambiar
De camino a casa pensé un poco en esa canción. Al contrario que en otras que canta mi hijo el Día de la Independencia y en Janucá, conmemorando batallas que ha librado sin miedo y aludiendo a la oscuridad que ha ahuyentado con una entorcha encendida, la paz no es algo que quiera lograr con sudor y sangre: es algo que quiere que le entreguen. Como un regalo, nada más y nada menos. Y se diría que esa es la paz que anhelamos: algo que recibiríamos contentos, encantados, y que nada nos costaría. Está demostrado que solo nosotros somos responsables de nuestra supervivencia, pero la paz depende de la divina providencia. Creo que mi hijo pertenece a la segunda generación, cuando no a la tercera, adoctrinada en la idea de que el conflicto palestino-israelí es una imposición de las alturas. Es algo así como el mal tiempo, del que podemos hablar, que podemos lamentar, incluso escribir canciones sobre él, pero que no podemos hacer nada para cambiar. Hace unos dos años, dentro de un proyecto literario especial promovido por Haaretz, entrevisté al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu. Le pregunté qué estaba haciendo para resolver el conflicto en Oriente Próximo y Netanyahu me dio una profusa respuesta, hablando de la amenaza iraní y de la inestabilidad de otros Gobiernos de la región. Pero cuando insistí, de forma casi infantil, en que respondiera realmente a la pregunta, reconoció que no estaba haciendo nada por resolver el conflicto, porque era irresoluble. En los próximos tiempos Dios no nos va a regalar la paz. Nosotros tendremos que buscarla
Resultaba que Netanyahu, valiente exoficial de una unidad de élite, que en combate lo había tenido todo en contra, piensa lo mismo que mi hijo y sus compañeros respecto a la paz. No quisiera poner de mal humor a mi primer ministro ni a los chavales de una clase de segundo curso, pero algo me dice que en los próximos tiempos Dios no nos va a regalar la paz: seremos nosotros los que tendremos que hacer un esfuerzo para alcanzarla. Y si lo logramos, ni a nosotros ni a los palestinos nos saldrá gratis. Por definición, la paz nace de una cesión mutua, y en ese tipo de acuerdo cada bando tiene que pagar realmente un precio elevado, no solo en forma de territorios o dinero, también en su forma de ver el mundo. Esa es la razón de que el primero de una serie de pasos conducente a crear confianza entre nosotros y esa antigua y pendiente fantasía podría ser el abandono de la debilitante palabra “paz”, que desde hace tiempo tiene una connotación trascendental y mesiánica, no solo para la izquierda, también para la derecha, y su sustitución inmediata por “acuerdo”. Puede que este sea un término menos enardecedor, pero, por lo menos, cada vez que lo utilizamos, nos recuerda que la ansiada solución no radica en las invocaciones a Dios, sino en nuestra insistencia en un diálogo penoso y no siempre perfecto con el otro bando.   Es cierto que es más difícil escribir canciones sobre el acuerdo, sobre todo de las que mi hijo y otros chavales pueden cantar con sus voces angelicales. Y que ese término no luce igual de bien en las camisetas. Pero, al contrario que esa encantadora palabra que tan bien fluye de nuestra boca, sin exigir nada a quien la pronuncia, la palabra “acuerdo” exige los mismos requisitos a todos los que la usan: aceptar desde el principio que habrá cesiones y quizá incluso que, más allá de la verdad justa y absoluta en la que cada uno cree, puede existir otra verdad. Y en el mundo racista y violento que habitamos, ni siquiera esa nimiedad es desdeñable.

Un pastor árabe busca su cabrito en el Monte Zion

yehud

Fecha de publicación: 07/07/2014
Fuente: Casa de Cultura Mordeja Anilevich
Autor: Paulo Blank

Yehuda Amijai en Una gran quietud: preguntas y respuestas.
(Shalva Gdolá: Cheelot Ve Tshuvot) .

Traducción al portugués: Paulo Blank.
Traducción al español: CCMA.

En tiempos sombríos la voz de la poesía hace eco de las posibilidades que las pasiones y los intereses no permiten alcanzar. En Amijai encuentro antídotos al odio que limita. Siempre que el pensamiento corre peligro, las voces disonantes se tornan fundamentales.

Un pastor árabe busca su cabrito en el Monte Zion,
en el monte de en frente yo busco a mi hijo pequeño.
Un pastor árabe y un padre judío
en fracasos temporarios.
Nuestras voces se encuentran sobre
la Piscina del Sultán en el valle entre los dos montes.
Ambos deseamos que no entren
el hijo y el cabrito en el proceso
de la terrible máquina del Had Gadia*.

Entre arbustos los encontramos más tarde,
nuestras voces retornaron a nosotros y rieron y lloraron entre ellos.

En estos montes
las búsquedas de un cabrito o un hijo
siempre fueron
el comienzo de una religión.

 

*Had Gadia: un canto de la noche de Pesaj. Comienza con un cordero comido por un gato y sigue en una sucesión en que un personaje mata al otro. Se transformó en un símbolo de la máquina mortífera de las relaciones entre árabes y judíos. Hava Albertein gravó una versión disponible en: http://www.vagalume.com.br/chava-alberstein/had-gadia-traducao.html#ixzz36eZOEC1b

El final de la letra:
“Esa noche me viene una pregunta
Hasta cuándo durará ese ciclo infernal
Del opresor y del oprimido,
Del verdugo y de la víctima
Hasta cuándo esa locura.

Alguna cosa cambió
Yo cambié este año
Yo era un cordero bueno
Yo me transformé en un tigre y un lobo salvaje
Yo era una paloma, una gacela

Hoy yo no sé quién soy”

La lógica del ojo por ojo

adolescentes

Fecha de publicación: 06/07/2014
Fuente: Espacio Convergencia / Miradas al sur
Autor: Walter Goobar

 

Hace dos semanas, a las 10 de la noche, tres adolescentes de una escuela religiosa de un asentamiento cerca de Hebrón se encontraban en un solitario cruce de carreteras, intentando volver a sus casas haciendo dedo. Fueron secuestrados y asesinados y el crimen desató la bíblica y perversa lógica del “ojo por ojo, diente por diente”: un adolescente palestino apareció linchado en Jerusalén y el ejército israelí realizó más de cuarenta bombardeos punitivos contra blancos de Hamás, a pesar de que esa organización islamista ha negado la autoría de los asesinatos.

El lunes 30 el ejército israelí encontró en las inmediaciones de Hebrón (Cisjordania) los cadáveres de los tres adolescentes secuestrados el pasado 12 de junio. De manera instantánea, el gobierno de Israel responsabilizó al grupo islamista palestino Hamás de su muerte. “Hamás es el responsable, y Hamás pagará”, aseguró el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Los tres estudiantes judíos, Eyal Yifrah, de 19 años, Gilad Shaar, de 16, y Naftali Fraenkel, de 16 (este ultimo también con nacionalidad estadounidense) desaparecieron el 12 de junio por la noche cuando regresaban a sus casas haciendo dedo tras terminar sus clases en un seminario judío ubicado en un asentamiento israelí en los territorios ocupados. Sólo uno de ellos vivía en una colonia israelí en Cisjordania, bajo control de Israel. Los tres chicos fueron abatidos en el automóvil que posteriormente quemaron. Les dispararon con una pistola en el coche después de que uno de los secuestrados intentó llamar por teléfono a la Policía para avisar entre susurros de su secuestro. En pocos minutos, los asesinos se deshicieron de los cuerpos.

Netanyahu aseguró que el crimen es “consecuencia” del acuerdo de reconciliación entre Hamás y el partido de Abbas, Al Fatah, alcanzado el pasado abril. Hace poco más de una semana presentaron un nuevo gobierno de unidad. Quieren acabar con siete años de división entre Cisjordania, donde gobierna Al Fatah, y la Franja de Gaza, controlada por los islamistas. La Organización para la Liberación de Palestina (OLP), de la que forma parte Al Fatah, tachó de “racistas” las declaraciones de Netanyahu, al que acusan de buscar pretextos para continuar su política de asentamientos.

Nethanyahu no ha mostrado ninguna prueba contundente que incrimine a la conducción de Hamás y sólo ha presentado los nombres de dos de sus militantes, Marwan Qawasmeh y Amar Abu Aisha. Según el periodista israelí Shlomi Eldar, especialista en el movimiento Hamás, la responsabilidad del secuestro sí recae, en cambio, en el clan Qawasmeh, de la ciudad de Hebrón, quienes simpatizan con el movimiento islámico pero asegura que los acusados han actuado independientemente de las órdenes de la conducción de la organización. El mencionado clan ha sufrido la muerte de quince integrantes desde el comienzo de la Segunda Intifada (nueve de ellos al cometer atentados suicidas contra Israel) y tiene un comprobado historial de acciones violentas posterior a cualquier esfuerzo de Hamás por intentar alcanzar una tregua con Israel, o cualquier otro acuerdo que lo obligue a moderarse. El clan Qawasmeh ya saboteó los ceses al fuego o tahadiyeh (período de calma) acordados en 2003 y 2004 por los líderes máximos de Hamás e Israel.

Según el octogenario pacifista israelí Uri Avnery, al día siguiente del secuestro se puso en acción una enorme operación doble. Se mandó a miles y miles de soldados a peinar los campos y llevar a cabo registros casa por casa. Pero al mismo tiempo se emprendió una operación incluso más grande, que obviamente se había preparado con mucho tiempo de antelación, con el objetivo de erradicar a Hamás de Cisjordania.

Noche tras noche, se arrestó a toda persona que tuviera la más mínima conexión con Hamás. Grupos de soldados armados hasta los dientes irrumpían en las casas de la gente, apartaban a los niños y a las mujeres asustadas, sacaban a los hombres de sus camas y se los llevaban, esposados y con una venda en los ojos.

El número de arrestados ascendía a cientos y cientos: trabajadores sociales, profesores, predicadores; todo aquel que perteneciera a la gran red política y social del movimiento de Hamás.

Para Uri Avnery, “el esfuerzo por eliminar a Hamás es estúpido. Hamás es un movimiento religioso que vive en los corazones de sus adeptos. ¿A cuántos puedes arrestar?”.

“A lo largo de estas dos semanas, la sociedad israelí se mostró con la peor de sus posibles caras: la de un gueto armado, falto de compasión hacia otros e incapaz de pensar racionalmente.”

Avnery señala que la avalancha de propaganda del gobierno adquirió proporciones increíbles. Casi toda la cobertura de los periódicos se dedicó a las operaciones militares. La televisión y la radio extendieron esta cobertura en directo, 24 horas, día tras día.
El aparato periodístico lo dirigían los ‘‘corresponsales militares’’, casi todos antiguos oficiales de los servicios de inteligencia del Ejército, que actuaban como agentes al servicio del portavoz de éste, recitando comunicados del Ejército como si éstos fueran sus propias revelaciones e ideas comprendidas en profundidad. No se podía percibir diferencia alguna entre los diferentes periódicos y emisoras de radio. Si algún comentarista liberal se atrevía a expresar una palabra crítica, lo hacía con la voz muy apagada y sólo se refería a detalles menores.

Casualmente, al mismo tiempo un proyecto de ley estaba teniendo éxito en el Parlamento. Esta ley haría que cualquier intercambio de prisioneros fuera ilegal; un caso insólito en el que un gobierno se ata de manos a sí mismo. Prohibía que el gobierno proporcionara amnistía a ‘‘prisioneros por delitos relativos a la seguridad’’ o que negociara intercambios de prisioneros.
Esto significa la muerte de los rehenes.

Las familias de los tres chicos asesinados son colonos que pertenecen a la extrema derecha. Se han convertido en agentes voluntarios de la propaganda del gobierno; piden que se celebren oraciones en masa y apoyo al movimiento colono. Su rabino explicó que el secuestro y muerte de los jóvenes era el castigo que Dios imponía por los esfuerzos recientes por obligar a los jóvenes religiosos a servir en el Ejército.

Para Avnery es obvio que el gobierno israelí está mucho más interesado en presionar a Mahmoud Abbas para que abandone la reconciliación entre los palestinos y destruir el nuevo gobierno palestino compuesto sólo por expertos. Abbas se resiste. Ya se le denuncia extensamente en Palestina, a causa de la estrecha cooperación en curso entre sus fuerzas de seguridad y las israelíes, incluso mientras la operación israelí sigue en marcha. Abbas está jugando a un juego muy peligroso, el de intentar equilibrar todas las presiones. Sea cual fuere la opinión política de cada uno, no se puede negar su valentía.

Tal vez la reflexión más valiente sobre este drama sea la expresada por Avraham Burg, anterior relator del Parlamento, quien en un artículo titulado “Palestina, una sociedad secuestrada”, en el que no duda de califuicar a Netanyahu de racista y a los rabinos de hipócritas, escribe: “Estamos dispuestos a salir de nuestras mentes por tres víctimas de secuestro, pero no somos capaces de entender el sufrimiento de toda una sociedad, su grito, y el futuro de toda una nación que ha sido secuestrado por nosotros. Esto, también, es necesario decirlo y escucharlo durante este momento”.